sábado, 10 de septiembre de 2011

Como Pintar suelos correctamente

Los suelos de cemento sin revestir acumulan polvo con facilidad. Habituales en garajes, patios interiores y trasteros, la naturaleza porosa de su acabado dificulta la limpieza y la eliminación de manchas de grasa y otros residuos. Una solución para atajar el problema y renovar su aspecto es pintarlos. Se puede elegir entre los productos clásicos específicos para suelos u otro tipo de resinas, como las epoxi y de poliuretano, con una mayor resistencia al paso del tiempo. Un factor que se debe analizar antes de decidirse es el tipo de abrasión que soportará la superficie.
TIPOS DE PINTURA
Cuando se quiere pintar una superficie, siempre hay que buscar la pintura más adecuada para ésta. En el caso de los suelos, además, hay que fijarse en el grado de resistencia que se quiere proporcionar al acabado. Las denominadas pinturas "para suelos" son apropiadas en superficies con tránsito moderado, como el que soportan desvanes, sótanos y trasteros. Las posibilidades estéticas de estos productos son considerables, ya que la carta de colores es extensa. No obstante, su aguante y durabilidad en el tiempo es de tipo medio.
En el otro extremo destacan las pinturas epoxi y las de poliuretano. Su gama de tonos es más reducida, puesto que la coloración de las resinas es complicada. Su resistencia a los choques, la abrasión y las manchas las convierten en un producto indicado para pintar el suelo de garajes, patios exteriores e, incluso, superficies destinadas a uso industrial.
COMO PREPARAR LA SUPERFICIE
Antes de aplicar cualquier producto, es fundamental acondicionar el suelo para garantizar una adherencia correcta de la pintura. Debe estar limpio, seco y sin grasa. Si se va a pintar sobre una capa de cemento antigua es preciso lijar las imperfecciones y eliminar las manchas de grasa con detergente, o con disolvente si se resisten. De lo contrario, es posible que la pintura no se adhiera sobre ellas. A continuación, se deja secar la superficie y se retira el polvo con un aspirador.
Si se quiere pintar sobre hormigón nuevo, hay que asegurarse de que el suelo está seco por completo. Si no han pasado al menos 25 días desde que se vertió el cemento -tiempo mínimo aconsejable para pintarlo- el suelo estará todavía húmedo. Durante el proceso de secado, es habitual que aparezcan en la superficie manchas blanquecinas que delatan la presencia de humedad y alteran el acabado de la pintura.
Es necesario eliminarlas con una escoba o un cepillo humedecidos en una solución de ácido clorhídrico disuelto al 20% en agua. Se debe aclarar de forma abundante, dejar secar y barrer o aspirar la superficie. Al utilizar cualquier ácido es preciso emplear guantes de caucho, mascarilla y botas para protegerse, e intentar mantener el lugar de trabajo ventilado.
COMO SE APLICAN LAS RESINAS
Las pinturas de tipo epoxi, y en ocasiones también las de poliuretano, se comercializan en dos envases superpuestos: en uno se almacena la resina y en el otro, el endurecedor o catalizador. Ambos se deben mezclar antes de aplicar, ya que no funcionan por separado. Para ello, hay que pinchar el fondo del primer envase y el endurecedor se verterá en la resina. La mezcla de los dos componentes tiene una vida limitada, ya que endurece y se vuelve inservible. Se estima que las resinas epoxi tardan cuatro horas en solidificarse. Una vez transcurrido este tiempo, hay que desechar la mezcla.
Esta gama de pinturas seca por reacción química. En el caso de las epoxi, después de aplicarse se forma una película impermeable que tiene una gran adherencia sobre la mayoría de soportes. Las de poliuretano se solidifican cuando entran en contacto con la humedad atmosférica, un proceso que se conoce como polimerización. La capa de pintura que se obtiene es elástica, se adapta a las irregularidades de la superficie.
En ambos casos, se recomienda aplicar dos manos con un rodillo de lana. Entre una y otra deben pasar 24 horas. Después de la segunda, es preferible no usar la superficie en dos días para que la pintura se adhiera y solidifique por completo.
Como no es lo mismo explicar-lo que hacerlo os recomiendo siempre que busquéis a buenos profesionales, por mi parte podéis visitar http://www.mcano.com/


Tambien podeis visitar:


domingo, 4 de septiembre de 2011

Definición y propiedades de la pintura

La pintura  es una dispersión generalmente líquida que, al aplicarse, adquiere consistencia por evaporación o por reacción con el oxígeno del aire o con los reticulantes. Los componentes básicos de las pinturas son el vehículo, formado por el disolvente o diluyente, y el aglutinante, que polimeriza o reacciona formando una capa sólida y retiene los pigmentos y las cargas cuando se seca la pintura.
Los componentes de la pintura se dispersionan en el proceso de fabricación. Las principales etapas dela fabricación de pinturas son:
• La mezcla del aglutinante y el disolvente, con o sin agregación de aditivos.
• La dispersión propiamente dicha o "molienda" de los pigmentos con el vehículo, aunque no existe rotura de ninguna partícula y se agregan los dispersantes adecuados al sistema.
• El ajuste de la formulación o, más comúnmente, el ajuste de color.
• Finalmente, el envasado.
La pintura líquida se aplica sobre las superficies mediante distintas técnicas.
El secado de la pintura líquida, una vez aplicada en el sustrato correspondiente, se realiza por tres mecanismos:
1. Evaporación del disolvente: curado físico.
2. Absorción, mediante los aceites secantes, del oxígeno atmosférico: curado químico.
3. Reacción entre componentes del vehículo. Las cadenas poliméricas reaccionan con moléculas de reticulante o entreenlazantes.
Algunos conceptos relacionados con las pinturas son los siguientes:
– Vehículo = barniz.
– Disolvente = diluyente.
– Aglutinante = resina = ligante.
– Esmalte = pintura con disolvente muy volátil.
– Laca = pintura muy pigmentada con disolvente de fácil evaporación.
– Pintura plástica = pintura al agua con resina acrílica que, al evaporarse el disolvente, tiene propiedades similares a los plásticos.
– Pintura al temple = pintura al agua con aglutinante celulósico y, generalmente, con cargas y sin pigmentos.
En resumen, la pintura convencional líquida (también existe pintura en polvo) consta de vehículo y pigmento.
El vehículo está formado por el aglutinante (vehículo no volátil) y el disolvente o vehículo volátil.
Una vez seca, se forma la capa de película protectora o decorativa.
La pintura sin pigmento, únicamente con el vehículo, recibe el nombre de barniz o laca. Si una disolución de resina en un disolvente volátil se aplica a pistola o a brocha, cuando se evapora el disolvente, sólo queda una capa transparente con poca capacidad protectora y de débil adherencia. A veces, la evaporación del disolvente se realiza a elevada temperatura, es lo que se denomina barniz al fuego.
Los barnices no tienen carácter inhibidor ni ejercen ningún tipo de protección catódica; su acción protectora contra la corrosión se limita al efecto barrera.



http://www.mcano.com/
http://www.pintoresbarcelona.com/
http://www.pintoresgranollers.com/